CSS es un lenguaje de estilo que permite definir de manera eficiente la representación de los documentos HTML en diferentes dispositivos. Actualmente se encuentra en su versión CSS3, la cual incluye características avanzadas tanto para aplicar aspecto avanzado en elementos de una página como para realizar una maquetación más precisa.

Junto con HTML y JavaScript, CSS es una tecnología usada por muchos sitios web para crear páginas visualmente atractivas, interfaces de usuario para aplicaciones web, y GUIs para muchas aplicaciones móviles.

CSS está diseñado principalmente para marcar la separación del contenido del documento y la forma de presentación de este, características tales como las capas o layouts, los colores y las fuentes. Esta separación busca mejorar la accesibilidad del documento, proveer más flexibilidad y control en la especificación de características presentacionales, permitir que varios documentos HTML compartan un mismo estilo usando una sola hoja de estilos separada en un archivo .css, y reducir la complejidad y la repetición de código en la estructura del documento.

La separación del formato y el contenido hace posible presentar el mismo documento marcado en diferentes estilos para diferentes métodos de renderizado, como en pantalla, en impresión, en voz. También se puede mostrar una página web de manera diferente dependiendo del tamaño de la pantalla o tipo de dispositivo. Los lectores pueden especificar una hoja de estilos diferente, como una hoja de estilos CSS guardado en su computadora, para sobreescribir la hoja de estilos del diseñador.

La especificación CSS describe un esquema prioritario para determinar que reglas de estilo se aplican si más de una regla coincide para un elemento en particular. Estas reglas, aplicadas con un sistema llamado en cascadas, las prioridades son calculadas y asignadas a las reglas, así que los resultados son predecibles.

Los elementos básicos del CSS son:

Atributos: Son las palabras que se usan para indicar cual estilo queremos modificar, ejemplo “font” si es el tipo de letra, o “background” si es el fondo.

Valores: Son para definir cómo se va a modificar el atributo, o la propiedad que le daremos.

Selectores: Se usan para definir sobre cuales elementos HTML se va a aplicar los estilos o, si se quiere definir un estilo para toda la página.

A continuación, se muestra la estructura básica de un archivo CSS que contiene todos estos elementos.

CSS.png

Anuncios