TCP también ofrece mecanismos de control de flujo, la cantidad de datos que el destino puede recibir y procesar con fiabilidad. El control de flujo permite mantener la confiabilidad de la transmisión de TCP mediante el ajuste de la velocidad del flujo de datos entre el origen y el destino para una sesión dada. Para lograr esto, el encabezado TCP incluye un campo de 16 bits llamado “tamaño de la ventana”.

En la figura, se muestra un ejemplo de tamaño de ventana y reconocimientos. El tamaño de ventana es la cantidad de bytes que el dispositivo de destino de una sesión TCP puede aceptar y procesar al mismo tiempo. En este ejemplo, el tamaño de la ventana inicial para una sesión TCP de la PC B es 10 000 bytes. A partir del primer byte, el byte 1, el último byte que la PC A puede enviar sin recibir un reconocimiento es el byte 10 000. Esto se conoce como la “ventana de envío” de la PC A. El tamaño de ventana se incluye en cada segmento TCP para que el destino pueda modificar el tamaño de ventana en cualquier momento, según la disponibilidad del búfer.

Nota: En la figura, el origen está transmitiendo 1460 bytes de datos dentro de cada segmento TCP. Esto se conoce como el MMS (tamaño de segmento máximo). Consulte el Apéndice del capítulo para obtener más información sobre el MMS.

El tamaño inicial de la ventana se acuerda cuando se establece la sesión TCP durante la realización del enlace de tres vías. El dispositivo de origen debe limitar la cantidad de bytes enviados al dispositivo de destino en función del tamaño de la ventana de destino. El dispositivo de origen puede continuar enviando más datos para la sesión solo cuando obtiene un reconocimiento de los bytes recibidos. Por lo general, el destino no esperará que se reciban todos los bytes de su tamaño de ventana antes de contestar con un acuse de recibo. A medida que se reciben y procesan los bytes, el destino envía reconocimientos para informar al origen que puede continuar enviando bytes adicionales.

Por lo general, la PC B no esperará hasta que los 10 000 bytes se hayan recibido antes de enviar un reconocimiento. Esto significa que la PC A puede ajustar su ventana de envío a medida que recibe reconocimientos de la PC B. Como se muestra en la figura, cuando la PC A recibe un reconocimiento con el número 2921, la ventana de envío de PC A se incrementará otros 10 000 bytes (el tamaño de la ventana actual de la PC B) a 12 920. La PC A puede ahora seguir enviando hasta otros 10 000 bytes a la PC B, siempre y cuando no supere la nueva ventana de envío establecida en 12 920.

El proceso en el que el destino envía reconocimientos a medida que procesa los bytes recibidos y el ajuste continuo de la ventana de envío del origen se conoce como ventanas deslizantes.

Si disminuye la disponibilidad de espacio de búfer del destino, puede reducir su tamaño de ventana para informar al origen que reduzca el número de bytes que debe enviar sin recibir un reconocimiento.

1

Anuncios